Animales Nocturnos

“Cuando amas a alguien, intentas arreglarlo. No lo tiras por la borda, es algo que tienes que cuidar, quizás nunca lo vuelvas a tener.” – Edward Sheffield

Todavía sigo creyendo en la Vida.

Todavía sigo creyendo en el Amor.

Todavía sigo creyendo en la Mujer.

Pero ya se en qué Mundo Vivo.

The Dreamers

Matthew: Pero yo te amo…
Isabelle: Nosotros también te amamos…

Bernardo Bertolucci,

la Europa que se fue para siempre.

La Europa de la posibilidad,

llamamientos a la dignidad desde la belleza.

Su cine, a años luz de la corrección política

del cartón piedra de nuestro tiempo.

La Europa visceral, revanchista y bruta ya pasó.

Sus soñadores, los hijos de aquellos.

Incómodos, sujetos imprevisibles,

contundentes, románticos

siempre inocentes.

Los mimados

de la segunda mitad del siglo de Albert Camus

Perdidos, llenos de rabia humanista.

Qué hay al otro lado?

Después de haberse indagado todo

meditado todo

heredado todo

deconstruido todo

Qué asoma después

una vez se ha apelado a todas las vicisitudes

después de todo el viaje

de toda la épica de búsqueda de sentido

de toda la epopeya interior

de la modernidad

de la postmodernidad

Después del sexo por el sexo

del amor

de la hipersexualización

y la ternura

después de Cristo

Jean Paul Sastre

Buda

TikTok

Bitcoin

Después de la trivialidad

después de la seriedad

del perdón

la recaída,

la vuelta al perdón

del desconcierto.

Después de la decepción

y la reconsideración.

Después de nuestro Padre celestial

y ese Universo.

Como en compartimentos estancos,

imbuidos solo en nuestros intereses,

valores,

visiones.

Hiperfragmentados,

informados hasta el infinito,

distraídos ya por siempre jamás.

Desconectados ya del Amor que anunciaba Matthew

a sus torpes amigos de aquel mayo.

después…

después de los cristales rotos…

Solo ruido?

Intersecciones desconocidas?

imposibilidad ya de ninguna buenanueva acaso distinta?

Solo la discreción de la fe perdida en silencio

sin lutos

sin dramas

Solo la no música de la nada.

Gratitud a orillas del alba

Gracias Señor

Gracias por todo

Gracias por Ser

Gracias por dármelo absolutamente todo

por tener una familia

por vivir en una tierra en paz

por mi salud

por darme la vida

por los ángeles que nos regalas aquí en la Tierra

y por las sombras

por el Misterio

por la Gracia

Por la Magia… por la Magia

Alma,

abre los ojos al Amor Absoluto

Bendito seas

Divino mío

Discernimiento sobre la Naturaleza

El árbol que mueve algunos a lágrimas de felicidad,
en la Mirada de otros no es más que un objeto Verde
que se interpone en el camino.
Algunas personas Ven la Naturaleza como algo Ridículo y Deforme,
pero para ellos no dirijo mi discurso;
y aun algunos pocos no ven en la naturaleza nada en especial.
Pero para los ojos de la persona de imaginación,
la Naturaleza es imaginación misma.
Así como un hombre es, ve.
Así como el ojo es formado, así es como sus potencias quedan establecidas.

William Blake
Carta al Dr. Trustler [23 agosto 1799]

Hay mujeres…

 

Hay mujeres que entran y salen de tu vida

Como un atropello embarazoso

y dejan una huella indeleble para el resto de tu vida

allá, en alguna parte del olvido

Una bocanada de Dios, quizás…

Un paréntesis de eternidad

Una certeza inaudita

De lúcida y bendita locura

Entre sexo y promesas

Después… 

el discurrir

las revelaciones

el daño

la inflexión.

Adiós, te quiero…

La-vida-de-Adèle

SI NO LO HAS VIVIDO, NO HAS VIVIDO

La primera vez es siempre una explosión. No estas experto en lo que se te avecina.

No importa nada más, solo hay ella. Más allá de ella solo hay vacío.

Te sientes dichoso, estás en el epicentro de su atención. Sientes el vértigo, pero no quieres dar marcha atrás.

Hasta tus putas verdades más insondables te las cuestionas, y todo, todo por ella. Ella y su universo.

Lo llaman droga, enamoramiento, enfermedad. “Eso no es amor, es otra cosa” te sueltan con soltura.

Hay personas que se han pasado la vida sin haber temblado de verdad.

Pero yo, no me avergüenzo de haber tocado el jodido séptimo cielo con ella. Con cada millonésima parte de su tiempo conmigo.

Fui un privilegiado. Y volvería a repetirlo. Volvería a dejarme en evidencia.

Porque si hay algo hermoso y humano, si hay una remota posibilidad de que exista un Dios, es por nuestra capacidad de equivocarnos por amor.

Luego viene la hemorragia y el silencio, y la vuelta al mundo de los sensatos.

Las lágrimas por dentro, la ira. Más silencio… Pero ese es otro duelo.

Galaad López

The-Thin-Red-Line

Se equivoca 1º, yo he visto otro mundo

Invasión a la Isla de Guadalcanal.

El sargento 1º Edward Welsh va en busca del soldado Witt, refugiándose del horror y sinsentido; no por un acto de cobardía, de desobediencia o flaqueza, sino por una búsqueda.

No desprecia al desertor, aunque lo simule. Su fijación por él le delata. Su búsqueda es la búsqueda del soldado. Busca su sed.

SALMO 41

cierva en manantial

2 Como busca la cierva
corrientes de agua,
así mi alma te busca
a ti, Dios mío;

3 tiene sed de Dios,
del Dios vivo:
¿cuándo entraré a ver
el rostro de Dios?

4 Las lágrimas son mi pan
noche y día,
mientras todo el día me repiten:
«¿Dónde está tu Dios?»

5 Recuerdo otros tiempos,
y desahogo mi alma conmigo:
cómo marchaba a la cabeza del grupo,
hacia la casa de Dios,
entre cantos de júbilo y alabanza,
en el bullicio de la fiesta.

6 ¿Por qué te acongojas, alma mía,
por qué te me turbas?
Espera en Dios, que volverás a alabarlo:
«Salud de mi rostro, Dios mío».

7 Cuando mi alma se acongoja,
te recuerdo
desde el Jordán y el Hermón
y el Monte Menor.

8 Una sima grita a otra sima
con voz de cascadas:
tus torrentes y tus olas
me han arrollado.

9 De día el Señor
me hará misericordia,
de noche cantaré la alabanza
del Dios de mi vida.

10 Diré a Dios: «Roca mía,
¿por qué me olvidas?
¿Por qué voy andando, sombrío,
hostigado por mi enemigo?»

11 Se me rompen los huesos
por las burlas del adversario;
todo el día me preguntan:
«¿Dónde está tu Dios?»

12 ¿Por qué te acongojas, alma mía,
por qué te me turbas?
Espera en Dios, que volverás a alabarlo:
«Salud de mi rostro, Dios mío».